Alta Sensibilidad y Colon Irritable o Síndrome de Intestino Irritable

La información de este artículo es una traducción del artículo que puede encontrar en http://diyhealthblog.com/…/the-nervous-system-missing-piec…/

El sistema nervioso es la pieza que falta en el Colon Irritable, también llamado Síndrome del Intestino Irritable

En la última década la conversación sobre la curación del Síndrome del Intestino Irritable ha mejorado en gran medida. Cuando estabas enfermo, el consejo era comer fibra y evitar los alimentos ácidos y grasos.

En la actualidad, la conversación gira en torno a los probióticos, la inflamación, la reducción y, dietas bajas en azúcar y sin cereales.

Algunas personas mejoran con cambios en la dieta y algunos suplementos clave. Pero no todo el mundo. Así que hay una pieza que falta en el rompecabezas del Síndrome del Intestino Irritable.

¡Esa pieza que falta es el sistema nervioso!

El sistema nervioso es un tema complicado que generalmente no se discutía en el bienestar digestivo.

Es así porque trabajar con el sistema nervioso no es una solución rápida. No es una solución conveniente en forma de píldora. La perspectiva del sistema nervioso se ve en el Síndrome del Intestino Irritable no sólo como un problema de digestión de los alimentos, sino también de digerir las emociones, el estrés, las relaciones (a sí mismo, otros, su entorno) y sus pensamientos.

El objetivo de este trabajo está basado en un cambio de estilo de vida. Da importancia a cómo nos tratamos a nosotros mismos, lo que creemos y nuestra forma de actuar en el mundo.

Es un proceso de sintonización en nuestro cuerpo y dejar ir lo que no nos sirve. Atrapamos trauma, estrés, dolor y miedos que han sido congelados en nuestros cuerpos, porque no se nos ha enseñado a liberarlos. Nos enseñaron a salir adelante y ser fuertes. Sin embargo, esta estrategia no nos sirve a nosotros o a nuestra salud digestiva.

Un sistema nervioso sensible necesita ser atendido de una manera diferente. Una mente sensible y el cuerpo están íntimamente relacionadas y los problemas digestivos pueden ser el resultado de pensamientos erróneos.

Nuestro sistema sensible tiene una reacción mucho más intensa a la estimulación y nuestro medio ambiente. Las cosas pueden fácilmente abrumarnos y nos desbordamos.

Para las personas altamente sensibles, forzar es una estrategia equivocada. La estrategia correcta es dejar ir las emociones difíciles, pensamientos y experiencias. Tenemos que aprender a dejar que las cosas fluyan de manera que no queden atascadas en nuestro cuerpo ni en nuestra mente.

He descubierto que todas las personas con SII tienen 3 características en común: un sistema nervioso muy sensible, experimentan ansiedad y tendencias perfeccionistas.

Nuestro sistema nervioso muy sensible es fácilmente alterado por nuestra propia ansiedad y el perfeccionismo. La ansiedad y el perfeccionismo no van bien juntos ni siquiera con un intestino sano y que funcione bien.

En mi experiencia de vida y de salud, luchas pasadas me han enseñado que las personas altamente sensibles se sobrecargan más rápido que las personas de sensibilidad promedio, y que tienen una tendencia quemarse si se las fuerza demasiado.

Un sistema nervioso sensible debe venir con un manual del usuario, pero no es así. Creo que hay una tendencia a compensar este exceso de sensibilidad: demostrar que somos fuertes y capaces. Nosotros no queremos ser percibidos como débiles.

Si bien hay fuerza en nosotros, tiene que haber también atención a lo que el cuerpo nos está diciendo y centrarnos en el cuidado personal.

Las personas altamente sensibles constituyen el 15 a 20 por ciento de la población. El mismo porcentaje de la población que se prevé que tienen Síndrome del Intestino Irritable. ¿Coincidencia?

La conversación tiene que cambiar, cambiando el enfoque de estas 3 características de la personalidad. Para ver los efectos directos del estrés y la disfunción del sistema nervioso en un cuerpo sensible que pueden causar misteriosos síntomas como dolores de cabeza, abrumar, fatiga, ansiedad, problemas digestivos, tensión muscular, dolor o rigidez, cambios emocionales, depresión, un sistema inmune debilitado y los antojos. El tipo de síntomas para los que los médicos no pueden encontrar una causa.

Cuando el sistema nervioso no está funcionando como debería, utilizamos sustancias que nos dan energía (café, azúcar) o nos calman (alcohol, drogas, productos farmacéuticos, pastillas para dormir). Nuestro sueño sufre, estamos a la vez alterados y cansados y nuestra capacidad para manejar el estrés disminuye.

Es hora de empezar a buscar respuestas en otra parte.

Esta es la forma en la que la desregulación del sistema nervioso pueden causar Síndrome del Intestino Irritable.

Nuestro sistema nervioso autónomo regula las funciones corporales involuntarias como la respiración y la digestión.

Cuando el sistema no está funcionando bien el cuerpo se confunde y se olvida de cómo hacer lo correcto en el momento adecuado. Es por eso que los intestinos estreñidos no se moverán a pesar de la intervención nutricional. Los mecanismos involuntarios de peristalsis se ven comprometidos por la alteración del sistema nervioso. A veces, el sistema nervioso se bloquea.

Huida, lucha o paralización

El sistema nervioso tiene un modo simpático y parasimpático. El modo simpático ocurre cuando los sistemas se encuentra en lucha o huida. Es posible que haya oído el término “lucha o huida” para describir una respuesta de estrés. Cuando el sistema nervioso simpático está en este modo se moviliza para responder a las amenazas o peligros.

El sistema nervioso parasimpático se activa cuando el cuerpo está relajado y se llama el modo de “descanso y digerir”.

Un sistema nervioso sano se mueve entre los estados simpático y parasimpático forma rápida y sencilla. El problema se produce cuando el sistema nervioso simpático se bloquea. Usted comienza a vivir su vida en estado de alerta, como si usted estuviera constantemente en respuesta a peligros.

En el modo de lucha o huida, las funciones de digestión y recuperación de nuestro cuerpo se detienen. Funcionamos por la adrenalina y el cortisol, con un corazón que bombea rápido y una respiración superficial.

Prolongar esta situación de lucha o huida puede conducir a problemas digestivos. Las glándulas suprarrenales colapsan y el intestino y el sistema inmunológico con ellos. Cuando estos misteriosos problemas digestivos comienzan añaden un nuevo nivel de miedo y estrés a una vida ya estresada.

El modo de sistema de “paralización” nervioso nos impide realmente la recuperación y descarga de tensiones y emociones atrapadas de nuestros cuerpos.

El resultado de la desregulación del sistema nervioso es: el pensamiento temeroso negativo, una mentalidad hipocondríaca o comportamientos irracionales, basados en el miedo.

La resolución del Síndrome del Intestino Irritable no se trata sólo del intestino. Se trata de resolver los problemas del sistema nervioso, que también pueden resolver los problemas emocionales y psicológicos.

La regulación del sistema nervioso da al cuerpo más elasticidad para lidiar con el estrés futuro.

Mi historia

Mi año de curación se centró en la dieta, así como la curación del sistema nervioso. Me tomó un año sabático de trabajo, y yo me di permiso para dejar de forzar, lograr y ser productiva. Puse mi curación primero y la dejé ser. Reduje la velocidad y el resto de prioridades.

Esto era extremadamente calmante y estabilizador. Se me cayeron viejos patrones que no me sirven y repriorizé mi vida. Por eso, mi viaje de curación fue tan exitoso.

Desde entonces he estado trabajando en mí misma para no imponerme metas perfeccionistas. Perdonar y aceptar a mí misma por mis defectos y limitaciones. Abrazando mis dones.

Creo que las personas altamente sensibles nos tratamos a nosotras mismas con demasiada dureza. Nunca podemos vivir de acuerdo con nuestras propias normas, no sin poner en peligro nuestra salud o la felicidad. Esto fue un descubrimiento de sanación para mí.

¿Cómo hacer frente a este problema?

La clave está en reconocerlo. Dejar de obsesionarse y concentrar toda su energía en encontrar la combinación adecuada de alimentos y suplementos. Hay que más cosas que sanar que esas.

Estudiar cómo lidiar con el estrés y el proceso. ¿Hay algo que se puede dejar de lado para hacer su vida más fácil?

Aprender lo que desencadena el estrés. Estudiar cómo manejar la situación. Estar tratando de controlar todo, ese esfuerzo tiene un precio que se paga. Estos son los caminos sinuosos a la curación. Reconocer tus patrones de conducta perjudiciales.

Notar el miedo. El miedo a la alimentación, el miedo a empeorar, el miedo de no mejorar, miedo a la vida social, el miedo a los síntomas, el miedo de no conseguir el apoyo, el miedo de las recaídas. ¿Cuál es tu miedo? ¿Cómo se manifiesta en tu vida? No trates de solucionarlo. Sólo reconócelo.

Trabajar con el sistema nervioso alivia el miedo y la anticipación del miedo. Y esto puede reducir la severidad de tus síntomas.

Volver a equilibrar el sistema nervioso.

Mediante el desarrollo de la conciencia en torno a los factores desencadenantes podemos encontrar maneras de cambiar los patrones de nuestra respuesta.

La psicoterapia es útil, pero sólo se centra en la mente sin incluir el cuerpo.

El sistema nervioso a trabajar nos saca de la mente y entra en el mundo y el lenguaje del cuerpo. Eso significa entrar en contacto con tus sensaciones.

Las personas sensibles tienden a observar sus cuerpos y en su mayoría viven en sus cabezas.

Las técnicas para calmar el sistema nervioso se basan en el cuerpo. Esto se llama terapia somática. Algunos ejemplos son:

Técnica de Liberación Emocional (EFT) 

Eye Movement desensibilización y reprocesamiento (EMDR) 

Yoga Nidra . 

Somática experimentar. 

Feldenkrais. 

Chi Gong y Tai Chi.

Cinco señales de que tu sistema nervioso se ha quedado atascado en la lucha, huida o paralización

Se siente una gran cantidad de resistencia a hacer las cosas que sabes que debes o necesitas hacer para cuidar de ti mismo.

Tienes un metabolismo lento que se clasifica por la temperatura corporal baja.

Tienes un montón de ataques de miedo, ansiedad y pánico.

No se pueden sentir las sensaciones sutiles en su cuerpo cuando se hace la exploración corporal. Tienes miedo de tus sensaciones corporales o no puedes quedarte quieto.

Tienes grandes dificultades para priorizar tus necesidades y tienen problemas para tomar buenas decisiones por ti mismo.

Tiene una enfermedad crónica sin explicación, como el SII, la fatiga crónica, fibromialgia, enfermedad autoinmune o un sistema inmunitario que funciona mal.

Continuará….

Sé que se abrió un tema enorme y un montón de opciones para la reflexión.

Voy a seguir escribiendo sobre este tema y otras formas de abordar, tranquilizar y estabilizar el sistema nervioso. Este es un gran problema que a menudo se deja fuera de la discusión.

Incluso si esto es confuso para ti, espero que asumas que hay mucho más que sanar que solo el intestino. Un mundo de pensamientos, las emociones, la conciencia corporal y la experiencia de la integración. Este es un tema que quiero incluir en la conversación sobre el Síndrome del Intestino Irritable. Especialmente para aquellos casos difíciles que han intentado todo.

Si esto resuena para ti, entonces le animo a explorar este tema más a fondo. No dudes en enviarme un correo electrónico con cualquier pregunta.

Anuncios

4 comentarios en “Alta Sensibilidad y Colon Irritable o Síndrome de Intestino Irritable

  1. felipe sepulveda r dijo:

    Hola, soy de Chile y aca no hay profesionales que vean el tema pas, y sabes cada ia se me hace mas complicado dormir, vienen los sueños y a solucionar problemas y temas vividos, luego el dolor de estomago (toda la vida el sistema nervioso me ha tomado el estomago), hasta que llega la mañana con dolor y colitis!!! a veces tomo flores de bach y duermo bastante bien, pero he notado un incremento de los dolores y de los sueños, se que nuestro lado derecho del cerebro no descansa en la noche y debe ser la causa de esto, dame tu impresion por favor,
    saludos y desde ya muchas gracias

    Me gusta

  2. Yaiza dijo:

    Hola Felipe,
    para una mejoría verdadera es necesario asumir que estos malestares son síntomas de que los niveles de estrés están superando los límites que puede manejar tu organismo. Sería necesario hacer un análisis global de todas las fuentes de estrés que existen en tu vida: alimentación, relaciones, pensamientos, conductas, desbalances en tu organismo… e intentar poner remedio a aquello que este a tu alcance. Considerando que nuestro sistema nervioso en mucho más reactivo que el de la mayoría de la población, nuestro estilo de vida saludable y la forma de relacionarnos se sale de lo que la mayoría de las personas considera “normal”. Por esto, se hace necesario trabajar la autoestima y el valor, para vivir la vida en sintonía con quién realmente somos.
    Saludos y mucho ánimo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s